17 de septiembre de 2008

Camino a la perdición

(Ya tocaba más cine negro).

Michael Sullivan tiene una familia feliz con mujer y dos hijos y trabaja bajo las órdenes del Sr. Rooney como gánster. Un día, el hijo del señor Rooney decide matar a la esposa y a uno de los hijos de Michael por razones que parecen demasiado espesas hasta en la propia película.(pongamos exigencias del guión). Michael se quedará solo con su hijo, y emprenderá su propia venganza, él solo contra toda la mafia para la que trabajaba.

Camino a la perdición es la segunda película de Sam Mendes después de la tan aclamada American Beauty, película de las que muchos se ríen por esos gloriosos minutos de pseudo poesía sobre el vuelo de una bolsa de plástico...
Hay que decir en favor a camino a la perdición, que está muy cuidada visualmente, con una fotografía y escenografías impecables. Quitando la parte estética, menuda película más aburrida y pretenciosa, que compone cada plano como si se tratase de un ejercicio de alarde estético continuo. Los actores no acaban de encajar en sus papeles a pesar de que son todos bastante renombrados. La historia podría resultar interesante quizá, pero llevada de una forma tan afectada y amanerada que pierde toda la esencia del cine negro para parecerse más a la típica película chiclosa e hipersensible, que necesita recalcar de forma continua y excesiva la afectación de los personajes. Vamos, que de negro tien bien poco.



Titulo en español Camino a la perdición
Título original Road to perdition
Año 2002
País EEUU
Director Sam Mendes
Guión David Self (Cómic: Max Allan Collins & Richard Piers Rayner)
Música Thomas Newman
Fotografía Conrad L. Hall
Reparto Tom Hanks, Paul Newman, Jude Law, Jennifer Jason Leigh, Stanley Tucci, Tyler Hoechlin, Daniel Craig, Dylan Baker, Liam Aiken, Ciarán Hinds
Productora DreamWorks Pictures / 20th Century Fox
Duración 119 min.

1 comentarios:

Lynx dijo...

No la he visto, pero no es la primera crítica que leo sobre ella...