14 de abril de 2010

porque nos gusta pasar miedo


El cine de miedo o de terror se basa en una sola y simple premisa: hacérselo pasar mal al espectador. De ahí que realmente el propio argumento no sea lo más importante de una película.
El porqué el monstruo está ahí, o de dónde viene, o porqué ataca a los humanos y no es vegetariano, son otras cuestiones, que no vienen al caso.

Dicho ésto, a algunas personas nos gusta pasar miedo. Hay muchísima gente adicta a las películas de terror. Y éstas son tanto más buenas cuanto mejor y más sepan causarnos miedo, pero si sentir miedo no es un sentimiento agradable....
¿porqué tenemos este comportamiento, rayano en el masoquismo?


No hay una explicación clara a esta cuestión. Lo primero que todos los estudios señalan es que, el miedo, es una emoción primitiva, que pone en funcionamiento los mecanismos más básicos del cerebro humano, por decirlo así, nuestro cerebro funciona a un nivel animal, instintivo.
Además, los estados de alta tensión producen una hormona, la adrenalina, que activa todo el sistema nervioso, y nos prepara para actuar con gran rapidez ante un peligro inesperado. Pero lo más relevante es que la adrenalina puede estimular la segregación de dopamina, la hormona responsable de la sensación de bienestar. Así que pasar miedo puede ser placentero.

Pero también existen otras explicaciones más psicológicas a este fenómeno.
La primera sostiene que dichas situaciones de terror, no real permiten a la gente emular una situación límite, y recrearse en su propia respuesta. O lo que es lo mismo, llevar el cuerpo a un nivel de estrés muy elevado, y tratar de mantener aún así el control (no vale gritar ni salir del cine corriendo, claro... )

La segunda explicación tiene cierta relación con la primera, y propone que las películas de terror permiten a la gente simple y llanamente, olvidarse de sus problemas, y durante un pequeño momento, relativizarlos. Pues evidentemente, ante un zombie hambriento, cualquier cosa que no sea la propia superviviencia, pierde bastante valor. Ésto permite explicar el gran auge del cine de terror de los años 30, justo en el momento de la gran depresión económica. Si ahora la gente lo está pasando tan mal como entonces, sería correcto decir que volverían a las salas ¿no?

Sea lo que sea, lo cierto es que los fans del terror seguiremos viendo estas películas y pasándolo mal ( y bien) con ellas.

3 comentarios:

Morticiaarias dijo...

Yo soy una gran seguida del género, aunque ya no soporte tanto el gore :S Pero también habría que decir que pasamos una escasez tremenda de buenas películas de terror y que seguramente sea la razón de que la gente no vaya al cine. Además otra buena razón para ir a verlas al cine, es hacerse pasar por doncella en apuros con "elchicoquesea", aunque al final él sea más nenaza que tú xD Y lo digo por experiencia! jajajajaja

Cucaracho dijo...

totalmente de acuerdo! me encanta el cine de terror, de horror y en todas sus variantes

Morticiaarias dijo...

Acabo de ver "Monstruoso" y me acordé de tu entrada!!! Porque ahora me entero que ese es el bicho de la peli xD